jueves, 10 de agosto de 2017

Mara


Taxonomia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Rodentia
Suborden: Brachycera
Familia: Caviidae
Genero: Dolichotis
Especie: Dolichotis patagonum

Aunque no forma parte del orden de las liebres, la mara tambien es conocida como liebre patagónica ó liebre criolla. Tal denominación se la adjudicaron los miembros de la expedición inglesa que, bajo el mando del contralmirante John Narborough, surcó el Atlántico Sur allá por 1670.
Este oficial, cuando las descubre en Sandy Bay (Santa Cruz, Argentina), llega a afirmar que es de aspecto semejante a la liebre inglesa aunque mucho mayor. Uno de los integrantes del grupo cuenta que llegaron a matar nueve en un día.
Es en 1781 cuando el zoólogo Thomas Pennant la incluye en la familia Cavia, desvinculándola de las liebres y los conejos.
A finales del siglo XVIII, Felix de Azara, notable militar y expedicionario aragonés (originario de la localidad oscense de Barbuñales) tiene oportunidad de observarla en la zona que hoy constituye la provincia de Buenos Aires. La describe con detalle y la  bautiza con el nombre de liebre patagona.
La mara es propia de los entornos semiáridos de la pampa argentina, de la que es endémica.
Del tamaño de un perro mediano, puede llegar a pesar 16 kilos. Disfruta de cuatro largas patas -con cuatro dedos en cada una de las anteriores y tres en las posteriores- que alcanzan casi un medio de su altura total. Puede llegar a medir unos ochenta centímetros de longitud. Se alimenta de hierbas y gramíneas.
Este roedor es de hábitos diurnos y cuando se acomoda en el suelo para tomar el sol lo hace posicionándose como los cánidos.
Se desplaza corriendo -pudiendo alcanzar los sesenta kilómetros por hora si se siente acosada por un enemigo- y dando saltos de más de dos metros de longitud.
Se oculta en madrigueras, en las que constituye el núcleo familiar. Si puede, evita construir este tipo de refugios, aprovechando los abandonados por las rapaces nocturnas que los elaboraron previamente.
Contrariamente a los habituales hábitos de los roedores, la mara es monógama y el macho ha desarrollado un profundo sentido protector de la hembra, a la que trata de amparar frente al posible ataque de sus potenciales enemigos (rapaces, pumas y raposas).
La hembra suele tener tres camadas anuales, de cada una de las cuales nacen de una a tres crías, que suelen ser depositadas por sus madres en madrigueras comunales, lo que contribuye a reforzar la protección y favorece la socialización.
La llegada de los actividades agrícolas y ganaderas a la zona de influencia de la mara y la persecución cinegética a la que se ve sometida está afectando gravemente a su estabilidad como especie.
Un magnífico relato del encuentro de los europeos con esta especie puede leerse en el blog http://historiaszoologicas.blogspot.com.es/.


No hay comentarios:

Publicar un comentario